VIII. REMUNERACIÓN BRUTA Y NETA